American University Museum at the Katzen Arts Center, Mónica Sarmiento XV Iberoamerican Art Salon

 Mónica Sarmiento

Mónica Sarmiento Castillo, Katsen Museum, XV Art Salon Iberoamerican 2006

Ubicado en el dinámico y multidisciplinar Centro de Artes de Washington Katzen de la American University Museum en el 2006 Presento Contemporary Art The XV Ibero- American Art Salon. Evento que conto  con el apoyo de las diversas embajadas latinoamericanas entre ellas la Embajada Ecuatoriana representada por la obra de la artista Mónica Sarmiento con una simbología de naturalezas precolombina. La Universidad ha desarrollado una programación activa y de gran diversidad, centrada en la difusión del arte internacional. Debido a que tiene un compromiso global de presentar Muestra politicas de arte integracional, porque esta comprometida con los derechos humanos, la justicia social y compromiso político. Apoya proyectos de artistas de su comunidad, como de  otras universidades, su espacio cultural asume un papel activo en la responsabilidad y la formación de su filosofía artistica contemporánea y cultura.

Presenta exposiciones de caracter integracional en American University son los primeros con sede en Washington. Su programación pone lo mejor del arte en un contexto nacional e internacional. La muestra de sus colecciones les permiten presentar la historia del arte de Washington, mientras que su actitud Kunsthalle trae el arte más provocador de su tiempo.

Wilson Hallo: Los Ritmos de la Naturaleza de Mónica Sarmiento Castillo

Mónica Sarmiento C

Mónica Sarmiento Castillo, árbol, óleo, 80x100cm

Texto: Wilson Hallo sept. del 2000 Para entrar en una compresión de las manifestaciones estéticas contemporáneas del Ecuador y América, necesitamos hacer un análisis histórico permanente, además extensivo a lo contemporáneo de las raíces que las ambientaron e influyeron en su conformación.

Dentro de este esquema, diremos que cuando percibimos los planteamientos y concepciones estéticas de las creaciones Valdivia (4300-1500 A.C.), especialmente peinados y vasijas, se evidencia que los “ritmos” primordiales abarcan la fluencia de líneas y formologías que son acordes a sus espacios naturales y vivenciales, que están integrados a las expresiones permanentes encontradas en las cerámicas, piedras o pinturas corporales. Esta misma persistencia de ritmos apreciamos en las cerámicas antropomorfas y vasijas de la cultura Machalilla (1700-1500 A.C.), donde los ritmos incisos nos llevan a admirar su secuencias mágicas.

Mónica Sarmiento Castillo

Mónica Sarmiento Castillo

Al testifica la cultura Chorrera (1500-500 A.C.), veremos que la actitud creativa, deviene de una propuesta intelectiva más amplia, posiblemente porque a diferencia de las etapas culturales anteriores, ellos (la Chorrera) satisficieron ya sus necesidades primarias y disponían de mayor tiempo para la creatividad. Esta es una de las culturas más desarrolladas de su época. Los factores estéticos tiene mayor estructura conceptual. Estos avances servirán de punto de partida para otras culturas indígenas americanas existentes, antes de la Era de Cristo; como la Olmeca en México, Chavin en Perú, presumiendo para ello, contactos regionales.

Mónica Sarmiento Castillo

Mónica Sarmiento Castillo, Palmera, óleo y mixta

Estos procesos han sido estudiados por Mónica Sarmiento, especialmente por su vinculación con el artista ecuatoriano, Estuardo Maldonado (generación del 60); transformando sus enseñanzas en idioma propio, añadiendo otros aportes que se han vuelto emblemáticos en su creatividad, al emplear materiales orgánicos como cortezas de varios frutos naturales que nuestra geografía produce. Integra a esa permanente estética de los ritmos, que apreciamos en las culturas precolombinas mencionadas, las complementa con una propuesta de color. Añade una actitud secuencial, resultante del estudio de la obra de Carlos Cruz Diez, artista cinético venezolano en el que trabaja en 1998.

En el arte americano del Siglo XX, se destacan artistas como el catalán-uruguayo, Joaquín Torres García, (1930) quien, impresionado por la arquitectura Inca, abona a un constructivismo inicial, así como también a los nacientes idiomas abstractos de Europa. El ancestralismo desarrollado por Tamayo (1940) en México, Mata (1950) en Chile y en Ecuador por la generación de los 60, en especial de Tábara, Maldonado y Viteri, entre otros, quienes parten de un espacio cons-tructivo heredado de las culturas que habitaron Ecuador por espacio de seis mil años; cada uno se manifiesta con una perspectiva propia.

Mónica Sarmiento

Mónica Sarmiento Castillo,

En Mónica Sarmiento (1998), encontramos un aporte en lo que llamamos “cocina artística”, al usar materiales orgánicos adheridos a una placa de madera. Estos materiales orgánicos configurados por su textura, que al ser tratados con colores, dan un espíritu cercano a los espacios elaborados por el “informalismo español” (Tápies, Cuixart, Canogar, etc.).

Moisés Villelia (escultor catalán), como fruto de una investigación realizada durante su estadía en Ecuador por dos años, hace una mención del uso del color en las culturas precolombinas. Investigación hecha junto al Grupo Piru, puntualiza y dice: que las culturas prehispánicas sabían trabajar con la suma de colores, por ello, en sus obras (cerámicas, textiles, etc.) encontramos colores resultantes de suma y no colores primarios.

Mónica Sarmiento

Mónica Sarmiento Castillo

Es necesario puntualizar que en los cuadros de Mónica Sarmiento, existe esa misma actitud, priorizando los ocres y sus derivantes, recordando la “pacha mama” (madre tierra), integrando a sus cortezas, un permanente ritmo propio del hombre ancestral y naturaleza americana. Casi en todo el Siglo 20, los artistas de estas latitudes mantienen una permanente inquietud por todo lo que significa una vertiente ancestral y los tratan de las más diversas maneras. Al finalizar el Siglo, Mónica Sarmiento hace una propuesta válida que enriquece a esta permanente inquietud. Creemos que su persistencia dará frutos positivos.

Texto: Wilson Hallo, Quito septiembre del 2000

Museo de la Ciudad Valencia, España expone Precolombinos de Mónica Sarmiento Castillo

Un breve recorrido por el Museo de la Ciudad de Valencia nos lleva a disfrutar de la obra de la artista ecuatoriana, Mónica Sarmiento, que presento una exitosa exhibición que se extendió por 4 meses de junio a septiembre del 2005 organizado por el Ayuntamiento de Valencia, Concejalía de Cultura y la galería CosmoArte Siglo XXV.

En esta ocasión nos muestra una serie de obras partiendo en la identidad precolombina, sus árboles se transforman en un lenguaje de paisajes, describiendo éxodos, historia, poemas quechuas, que se aprecian el algunas de sus obras, un lenguaje pluricultural exteriorizado de su identidad, comento José Garnería Coordinador técnica de la exposición, obras de tonos terrosos que nos acercan a una paleta de gran personalidad, como se pudo apreciar en el catálogo que contiene textos de Luis González Robles y Vicente Alcaraz.

Suscribió La directora de Cultura de la Comunidad Valenciana María José Alcón: la obra de esta artista nos invita a conocer un universo de raíces culturales de gran riqueza, nos invita a imaginar, conocer un pueblo con diversidad de dialectos, clima e identidad.

Por su parte, María José Alcón consideró que Valencia se ha convertido ya en un “hito cultural en una ciudad que vive el arte con intensidad” y subrayó la importancia de consolidar eventos de integración internacional como un foco cultural para los diversos espacios valencianos

En el Museo de la Ciudad se expone una selección de las ricas colecciones artísticas municipales. Su ubicación en el antiguo Palacio de los Condes de Berbedel, anteriormente del Marqués de Campo, un interesante ejemplo de la arquitectura señorial valenciana, constituye un aliciente añadido a la visita al Museo de la Ciudad. Una construcción de porte auténticamente monumental, en la que coexisten las pervivencias barrocas visibles en detalles monumentales de la fachada principal.